Cuando consultar a un psicólogo

La consulta a un psicólogo debe ser cuando uno siente un malestar. El psicólogo está para ayudarnos a entender lo que nos pasa y sentirnos mejor.

Cuando una persona tiene algún problema psicológico, debe consultar a un psicólogo, generalmente no tan consciente de ello, pero siente el “egodistónico”, o sea que hay algo que no está en sintonía con su ego, es decir con aquello que quisiera ser y hacer, ese es el momento de pedir ayuda.

“Hago lo que no quiero y no sé porque”, es frecuente escuchar en las personas que sienten el egodistónico.

Ese es un momento ideal para pedir ayuda profesional, o sea a un psicólogo, porque de alguna manera tiene un registro de que hay algo que no anda bien y que le crea de algún modo una angustia o preocupación.

Algunas personas piensan que hablando con amigos pueden aliviar su síntoma. Pero en realidad si bien siempre es bueno que alguien nos escuche, no es lo mismo la escucha de un profesional de la salud mental que la de un amigo.

El profesional  psicólogo, escucha con una capacidad y actitud para la cual se preparó largo tiempo y posee instrumentos conceptuales y herramientas necesarias para identificar el síntoma y sus causas.

Que la escucha de un amigo sea importante, no está en discusión, él generalmente termina siendo cómplice del amigo y no tiene una mirada objetiva, como un psicólogo,  acerca de la situación.

El profesional psicólogo,  tiene una escucha objetiva y neutra por lo cual puede discernir las causas reales que pueden causar ciertos síntomas e intervenir en consecuencia. Está preparado para escuchar al inconsciente que se desliza en el discurso del paciente, un amigo no cuenta con estas herramientas.

Frecuentemente además se escucha decir, no estoy loco para ir al psicólogo, y depende cual es el concepto de locura que manejamos. En realidad cuando uno se siente mal por algún motivo y no se puede resolver el problema interior solo o con amigos, es el momento de hacer una consulta al psicólogo.

Las dificultades de la vida, personal, familiar, laboral etc generan un grado de stress y angustia que a veces es insoportable, por lo cual cuando la persona se siente desbordada de toda esas situaciones debe consultar al profesional para ser ayudada a conservar y mantener el equilibrio homeostático entre su yo y la realidad.

La estructura mental está compuesta por varios sistemas según el psicoanálisis y por lo tanto esta siempre en conflicto entre las instancias: Ello, Superyó, el Yo y el principio de Realidad.

Sentir que uno tiene un conflicto psicológico no equivale a estar “loco”, en el sentido popular de la palabra, sino que somos personas que debemos aprender a convivir con nuestros conflictos internos, y el buscar ayuda profesional nos permite tener una mejor calidad de vida y aliviar la angustia que los conflictos nos generan.